Alem, el hombre de la multitud

$450,00

Conocé nuestras opciones de envío

Este libro, fechado por Álvaro Yunque en 1945, fue publicado por primera vez en 1946 por Editorial Claridad, y posteriormente por las editoriales Americana y Centro Editor de América Latina.

Al reeditarlo, ponemos a disposición del lector una biografía del fundador del radicalismo que mantiene una extraordinaria vigencia y que narra, de manera ágil y muy bien documentada, no solo la vida del legendario caudillo de las libertades cívicas, sino también la transformación del país durante el siglo XIX, y de la propia Buenos Aires, escenario de las luchas de Alem, a la que vemos transformarse de “gran aldea” en una de las capitales del mundo.

Al avanzar en su lectura se verán pasar los grandes protagonistas de la historia argentina de entonces, al igual que las voces, costumbres y gustos de los distintos sectores sociales, que aparecen magníficamente animados y descriptos.  De igual manera, ideas, ideales e ideologías, así como las pujas por intereses sectoriales y luchas fratricidas que buscaban imponer diferentes proyectos de país son expuestos a la consideración del lector.

Quien conozca la trayectoria y el compromiso del autor, ha de saber que no rehuye la toma de posición ni el debate, y que une, a su pluma poética, su particular interpretación de la historia.

Leandro Alem permaneció vivo y amado en el corazón de los que le conocieron y vuelve permanentemente como leyenda para las nuevas generaciones porque, como dijo Yunque citando a Confucio: “Cuando alquien despierta el amor de su pueblo, merece considerarse el caso”.

 

Acerca del autor:

Álvaro Yunque, seudónimo de Arístides Gandolfi Herrero, nació en la ciudad de La Plata el 20 de junio de 1889. A los siete años se trasladó con la familia a Buenos Aires, ciudad que amó como propia, lo cual se evidencia en muchas de sus poesías y narraciones.

A los 20 años comenzó a escribir, pero el sentido social de su literatura se definió después de 1920 cuando ya tenía más de 30 años. Fue así como en 1924 se relacionó con otros escritores con inquietudes sociales y  formaron el grupo de Boedo, del cual fue uno de sus entusiastas animadores. En 1924  la Editorial Claridad publicó su primer libro Versos de la calle.  Lo siguieron Zancadillas, Barcos de Papel, Nudo corredizo, La O es redonda, Poemas Gringos, Poncho, Barrett, su vida y su obra, Lectura Libre. Les siguieron Los  Animales Hablan, Antología poética, Trece años, Tutearse con el peligro, y tantos otros.

 

Fue en la década del ‘40 cuando su preocupación por los temas políticos y sociales lo llevó  a concentrarse en la investigación y la interpretación de la historia argentina. Se interesó especialmente en el estudio de algunas de las figuras claves, profundizó en sus biografías y en la reconstrucción de la época. En 1941 publicó La literatura social en la Argentina; en 1943 Poetas sociales de la Argentina. En 1946 Claridad publicó Alem, el hombre de la multitud. Más adelante Yunque publica Breve historia de los argentinos; Calfucurá, la conquista de las pampas; Síntesis histórica de la literatura argentina. En 1964  publicó La poesía dialectal porteña y Versos Rantes; por sus estudios sobre ese género, la Academia Porteña del Lunfardo lo designó Académico de Número en 1964. Ese mismo año la Sociedad Argentina de Escritores le otorgó el premio Aníbal Ponce por su estudio Aníbal Ponce, o los deberes de la inteligencia. Entre 1961 y 1976 se publicaron y reeditaron la mayoría de sus obras, que incluyen, además de los ya nombrados: Fray Mocho, precursor del lunfardo, Ta-te-ti, Jauja, Bichofeo, No hay vacaciones, Poncho, Muchachos pobres, Muchachos del sur, El amor sigue siendo niño, Adolescentes, Trece obras de teatro para niños; además de ensayos y numerosos estudios preliminares. Ha dejado obra inédita, en su mayoría poesía, y algunos de los títulos se publicaron después de su muerte: Laberinto infantil, Las Alas de la Mariposa, Animalía, Cuentos con chicos

Durante la última dictadura militar Yunque se convirtió –como escritor– en un desaparecido. En 1977, cuando tenía 88 años, prohibieron su presencia en la Feria del Libro y desaparecieron sus libros de las escuelas, bibliotecas e instituciones para ser incinerados. Murió en Tandil el 8 de enero de 1982, silenciado por la dictadura y lejos de imaginar la proximidad de la democracia.

En 2009, la Cámara de Diputados de la Nación declaró de interés su obra por sus significativos aportes a la cultura de nuestro país.

 

consulte www.alvaroyunque.com.ar

 

 

Compartir: