Historias de carne y hueso

$380,00

Conocé nuestras opciones de envío

Historias de carne y hueso

Contados por ocho psicoanalistas

En este libro se cuentan algunas historias de pacientes que atendimos en los últimos años. Nos gusta decir “historias de pacientes” por nuestra convicción de que, como dice Gregory Bateson en su libro Espíritu y naturaleza, estamos hechos de las sustancias de las historias. 

Y esta afirmación tiene su peso: si la historia es nuestra sustancia, no se puede cambiar sin que cambie nuestra esencia. Pensemos, por ejemplo, en la enorme diferencia que hay entre decir que cada hombre tiene su historia a decir que estamos hechos de historias. Si uno tiene una historia, también podría no tenerla, como quien no tiene una pierna; o podría sustituir su propia historia por una ortopédica. Pero si estamos hechos de historias, no solo sería imposible no tener una, sino que, si tuviéramos otra, sencillamente no seríamos los mismos. 

Pensémoslo. Si hubiéramos nacido en otra familia, en otro país o en otro tiempo, seríamos muy diferentes. Y más aún, solo con que nos hubieran contado otros cuentos y los mitos de nuestra etnia fueran otros… En fin, si nuestra historia —vivida y aprendida— fuera otra, seríamos muy diferentes. A lo mejor tan diferentes como si nos cambiaran algunos genes. A fin de cuentas, nuestros genes también surgieron de larguísimas historias. Lo que verdaderamente me importa de mí, lo que soy mi mente, mi alma, mi vida anímica está hecho con la misma sustancia con la que están hechas las historias. Después veremos de qué sustancias están hechas.

Y porque estamos hechos de historias, nos demos cuenta o no, siempre pensamos en términos de historias dice Bateson. Sea que escuchemos, que tengamos que comprender algo o que debamos resolver una situación, recurrimos a nuestras experiencias, al archivo de las infinitas historias que nos constituyen, y comparamos, combinamos, inventamos soluciones mezclando partes de ellas. 

Por eso, decir que la experiencia es nuestro mayor capital es igual a decir que nuestra riqueza interior radica en la posibilidad de contar con muchas historias vividas, escuchadas, leídas, aprendidas para cotejar con la que nos interesa en este momento de nuestra vida. Nuestra vida anímica necesita de historias, se alimenta de ellas, y es más rica o más pobre según lo ricas o pobres que sean las historias que la alimentan. Un primer anhelo al publicar este libro es que las historias que contamos sean nutritivas. 

 

Acerca del autor:

Psicólogo y psicoanalista, perteneció al Centro de Investigaciones en Medicina Psicosomática (CIMP) y a la Fundación Luis Chiozza. Posteriormente fue Miembro Titular de de la Sociedad Argentina de Psicoanálisis (SAP) y de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA). Fundó el Centro Psicoanalítico de Estudio y Asistencia (CPSEA) y fue su presidente durante diez años.

Junto a Olga Inés Pon, es autor del libro En los límites de lo posible. La experiencia de ayudar a familias que sufren (Ediciones Biebel, 2011). Y es autor-compilador del libro Historias de carne y hueso (contadas por ocho psicoanalistas) (Ediciones Biebel, 2013).

Obtuvo el Premio Adriana Terni (1999) por el trabajo “Sobre el sentido de los afectos”, donde planteó las ideas principales de este libro. Y junto a Olga Inés Pon, recibió el Premio Comunidad y Cultura (2006) por el trabajo “Abordaje psicoanalítico del síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales”. Congreso de FEPAL, Lima, Perú.

Creó y coordina El cine con otros ojos, un ciclo de debates de películas con una mirada psicoanalítica.

Desde mayo de 2005, en la sede de CPSEA, coordina un Grupo de Psicoanálisis Multifamiliar, con los lineamientos teóricos y técnicos propuestos por Jorge García Badaracco.

Compartir: